Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

PyD Horizontal 1

Colapsar

Se fue una parte de historia Riograndense

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #16
    Re: Se fue una parte de historia Riograndense

    Guau!! increible historia chiche, atrapante, impresionante, emocionante!!! no me canso de leerla. gracias por compartir una experciencia hermosa!! abrazos
    LEANDRO ROHR.-

    GrAcIaS FaMiLiA
    PoR BaNcArMe EsTa HeRmOsA LoCuRa.-

    Comentario


    • #17
      Re: Se fue una parte de historia Riograndense

      Chiche, muchas gracias por compartir esos maravillosos recuerdos. Que años!! que peces!! como hablamos muchas veces no coincidimos en el lugar por poco tiempo, yo aparecí en Tierra del Fuego a fines del '75. Jamás volví a pescar los tamaños de peces que obtuve en el Grande en esos años, y eso que me precio de haber andado bastante... Ya el viejo puente renacerá de sus ruinas. Un fuerte abrazo, y nuevamente muchas gracias.

      Comentario


      • #18
        Re: Se fue una parte de historia Riograndense

        la verdad chiche impecable lo suyo y hay muchas mas ,la gente aqui que todavia ,queda de esa epoca, se acuerda ,siempre estoy en contacto con el hijo del cabezas ,quien su padre pesco mucho con usted y de ahi sale todas esas historias tan lindas , las pescas en el yewin en el grande los cabezas ,lincoman, veras ,mosquera , faba ,allen , leite ,anchorena zunar y muchos que me olvido toda esa gente que dira de que el puente se lo llevo la desiria y no la corriente ,lastima que a todos estos hijo de **** los cobijos, cuando eran nada ,y cuando este pueblo los acobijo estos mal parido lo traicinaron y lo dejaron caer ,tengo una gran pena la calentura me supera un fuerte abrazo
        dios concedeme un pez tan grande que no tenga nesecidad de mentir

        Comentario


        • #19
          Re: Se fue una parte de historia Riograndense

          Hola querido amigo Goma, me traes tantos recuerdos que seguro no imaginas, les cuento que, según creo recordar el peluquero del pueblo era Faba? era uno de los pescadores más reconocidos del pueblo, de los que siempre ganaba o salía bien posicionado en los concursos (bueno eso decía él, porque otros pescadores lo cargaban bastante), y allí en la peluquería conocí al policía Leite, con quién luego compartimos hermosos momentos pescando juntos por ejemplo en el arroyito que ingresa al Fagnano poco después de pasar la hostería, lo conoces?, allí en una pequeña lagunita que se formaba casi paralela al lago y a pocos metros, él pescó con un Jig una enorme trucha que, según me decía entraban cada tanto por el Azopardo, algo que nunca pude probar a pesar de que navegamos hasta esa margen chilena con Charles M. Behety, Roberto Z. Antuña, "Pepe" Delgado (de Boyadel) y el muy querido amigo Don José Cabezas (lamentable todos ellos fallecidos).
          Con el querido "negro" Lincoman también somos amigos y en más de una oportunidad pescamos juntos, al "Comisario" Allen (el dueño de las Barrancas!...ja...ja... qué lugar señor) lo conocí en la peluquería ya jubilado. No se si alguna vez subí una foto que sería bueno se la hagas llegar al hijo de Don José Cabezas, ya que ellos han armado y publicado el árbol genealógico de la familia, y esta foto de los preparativos para la partida por el lago Fagnano hacia Chile de la que Don José fue tal vez el tripulante de mayor relevancia dado que era el guía y mentor, allí luego de un buen asado partimos rumbo a lo desconocido en ese inmenso y poco conocido lago, en una época en la que no existía otra embarcación que pudiera auxiliarnos ni siquiera comunicaciones adecuadas, en este aspecto yo instalé ese día una radio BLU en frecuencia de 3 Gz, a la que para darle "plano de tierra" le instalé en el casco un cable pelado de cobre que iba en contacto con el agua, mientras en tierra dejamos una guardia de dos personas con una camioneta equipada con una radio en esa misma frecuencia. La verdad es que fue una "patriada" muy temeraria sobre todo teniendo en cuenta la embarcación que usamos, una lanchita de 5 mts equipada con un motor Citroen y la "moderna" tecnología de empuje a "turbina Jet".
          Abrazos
          Chiche
          Archivos Adjuntos
          CP. Q8302GWK, Neuquén
          Tel. 0299 - 4481017
          Cel. 0299 - 155 51 2324
          [email protected]

          Amigo Pescador Deportivo, si su interés es regresar el pez vivo a su medio, evite hacerle daño durante su liberación, no lo levante para una foto ni para quitarle el anzuelo hasta que no se haya recuperado, para lo cual recomendamos que lo tenga durante al menos 30 segundos bajo el agua, luego levantelo el menor tiempo posible sosteniéndolo a pocos centímetros del agua, luego ya bajo el agua téngalo otro rato antes de liberarlo.
          Luis H. Aracena

          Comentario


          • #20
            Re: Se fue una parte de historia Riograndense

            Sabe chiche me habia olvidado del amigo sapico antuña ,del comisario allen dentro del foro esta su nieto , de leite a veces lo veo a su hijo en punta arenas con sus versos es poeta tube un programa de radio que se llamaba el pique y hablabamos de pesca de que **** puedo hablar yo que para pasar de grado rompi el aula ,y lo invite a don allen y el me conto de sus historias algun dia se las voy a contar podi estar horas escuchando a esta gente que lindo por dios que pescadores el hijo de juez cabeza me regalo el reel de su padre del cual esta guardado para mi hijo cuando sea grande y le pueda esplicar quien fuew su propietario un abrazo chiche
            dios concedeme un pez tan grande que no tenga nesecidad de mentir

            Comentario


            • #21
              Re: Se fue una parte de historia Riograndense

              Hay querido Goma, no si seré cansador pero me trae tantos recuerdos lo que nos dices que quiero contar algo de Don José Cabezas.
              Esta gran persona, humanista y defensor de la Naturaleza, era un gran conocedor del Medio Ambiente y de la Fauna, quién me honró con su amistad dejándome un sentimiento de orgullo y de agradecimiento que nunca fui capaz de devolver como hubiera querido.
              Don José me invitó en varias oportunidades a navegar el Yehuin en su botecito "Alumita" el que creo que no tenía mucho más de 2,50 mts! equipado con un motor fuera de borda Yumpa de 3 Hp !, y cruzábamos todo el lago pasando la isla de "Los Pájaros" y entrábamos en esa laguna tan tranquila que parece un santuario. Aprovecho para contarles que Don José en su inmensa sabiduría sobre la Naturaleza, en el primer viaje me sorprende diciendo; **8220;**8230;Chiche en un rato nos acercaremos a la isla que está llena de Cormoranes, usted verá que primero veremos venir uno directamente hacia nosotros, él que nos dará una vueltas y regresará a la isla, pero luego de un rato y ya más cerca veremos que vuelan hacia nosotros muchas de esas aves, y cayendo en **8220;picada**8221; defecarán sobre nosotros como si nos estuvieran bombardeando, pero no se preocupe porque nunca aciertan!...**8221; Efectivamente fue exactamente así como lo dijo! Era notable ver los **8220;chorros**8221; de color blanquecino cayendo a nuestro alrededor.
              En dos de los viajes le fallé de una forma que me avergüenza contar, pero se que él estaba por encima de esas cosas y seguimos siendo amigos. Un regreso nos tocó un fuerte viento de frente o sea desde el Nor-Oeste, y nuestro bote parecía anclado en el medio del lago y para mi no avanzaba ni un metro, y así se hizo la noche cerrada y ya dejamos de ver la costa, y yo me puse nervioso y le dije a Don José que no avanzábamos, y que era mejor que nos fuéramos a la costa, entonces él dándose cuenta de que yo estaba pasando un mal momento acercó su rostro al mío para que lo vea bien y me dijo; **8220;**8230;oiga Chiche, créame que avanzamos y en un rato veremos algún fuego que las personas que nos esperan en la costa van a prender, y confíe en mí que esto es normal para mí**8230;**8221;
              Efectivamente al rato vimos a lo lejos un fuego en la costa, y esa fue la primera situación de las dos que me arrepiento de nuestra relación.
              La otra me tocó de **8220;rebote**8221; por confiar en un amigo.
              Había llegado a Río Grande un compañero de trabajo que venía a darme una mano con el trabajo, y ese fin de semana yo había aceptado la invitación de Don José de navegar el Yehuín, así que con el previo permiso de Don José, no tuve mejor idea que invitar a mi amigo que nos acompañe. Llegamos navegando al fondo del lago con la intención de caminar un buen rato siguiendo el río Claro hasta una lagunita que tenía muy buena pesca de Fontinalis (Por cierto, existe todo eso todavía?), luego de caminar un rato por entre el bosque algo tupido, Don José que caminaba de guía por delante de nosotros, se da vuelta y haciendo señas de silencio y de agacharnos comienza a acercarse lentamente a un enorme Castor que se encontraba en plena tarea de cortar un árbol en la orilla del arroyo, así que nos pusimos en cuclillas esperando presenciar un rato el noble animal, cuando desde atrás mío siento el formidable estampido de un revolver! Mi amigo no había tenido mejor idea que tirarle, cosa que por fortuna no lo hizo con éxito. Yo recuerdo que quería que me tragara la tierra, y también queDon José se quedó helado, pero nunca me dijo nada!
              Saludos cordiales
              Chiche Aracena
              CP. Q8302GWK, Neuquén
              Tel. 0299 - 4481017
              Cel. 0299 - 155 51 2324
              [email protected]

              Amigo Pescador Deportivo, si su interés es regresar el pez vivo a su medio, evite hacerle daño durante su liberación, no lo levante para una foto ni para quitarle el anzuelo hasta que no se haya recuperado, para lo cual recomendamos que lo tenga durante al menos 30 segundos bajo el agua, luego levantelo el menor tiempo posible sosteniéndolo a pocos centímetros del agua, luego ya bajo el agua téngalo otro rato antes de liberarlo.
              Luis H. Aracena

              Comentario


              • #22
                Re: Se fue una parte de historia Riograndense

                Chiche, estas vivencias que nos cuenta estan muy lejos de cansarnos, en horabuena que salgan a la luz y esperamos que nos cuente mas ya que Ud. debe tener cientos como esta para participarnos.

                Un abrazo!
                ,,,porque las truchas no mienten, ni hacen trampa, no pueden ser compradas ni sobornadas o impresionadas con el poder, sino que responden unicamente a la quietud, a la humildad, y a una infinita paciencia. (Robert Traver)

                Comentario


                • #23
                  Re: Se fue una parte de historia Riograndense

                  Originalmente publicado por Chiche Ver Mensaje
                  Esas impresionantes fotos del puente destruido me acercan un montón de recuerdos a la memoria, y me gustaría contar algunos en este momento.
                  Comienzo por repetir la frase final del pensamiento de Single que encierra la esperanza que nos queda, tanto como una ayuda para el puente pero también, claro, para ver si comenzamos a cambiar como personas, como ciudadanos y como sociedad;

                  "...Ojala esta sea una nueva oportunidad en la cual del defecto gubernamental nazca la virtud ciudadana, y la comunidad de TDF salga al rescate de su patrimonio y de su memoria..."

                  Corría el año 1971 y hacía pocos días que había llegado a mi nuevo destino de trabajo en Río Grande, Tierra del Fuego. Ya teníamos casa y habíamos dejado la vida poco agradable que una familia puede llevar en el hotel, y mi esposa comenzaba a ordenar todo mientras que yo sentía una ganas irrefrenables de ir a pescar para ver cuanto de cierto había en todas esas historias que me contaban, y también demostrar y mostrarme a mí mismo que eran mentiras eso que todos los pescadores allí me decían "...Imposible!, con mosca imposible! porque no pican con Mosca!! y por eso aquí nadie pesca con Mosca..." Por supuesto también tenía el deseo de ojala! inaugurar nuestro nuevo hogar regresando a la casa con una trucha!
                  Llegué al puente con poco más de una hora de luz diurna por delante y bajé con la camioneta por el costado derecho unos cientos de metros antes, por un sendereo que luego con los años me fuera tan familiar. Me acerque al río conduciendo con cuidado ya advertido del peligro de las fuertes subidas de la marea, iba muy atento a las señales que me indicaran las zonas inundables. En ese momento veo que por la orilla de enfrente, la margen Sur para quienes ubican el lugar, sube la pendiente un policía arrastrando un pescado enorme! pero enorme! Iba hacia la casilla del puesto de control que durante varios años nos fuera tan familiar ubicado en la falda oriental de ese cerrito por el que a veces también bajábamos a pescar.
                  No se si la sangre puede hervir, pero yo no me aguantaba a mí mismo y créanme que temblaba con los nervios incontrolables. Comencé a armar la cañita de bambú alemana #7 que tantos años me acompañó, en realidad fue la herramienta que me enseñó durante ese largo camino de aprendizaje en Traful, en el Chimehuín, el Collon Cura y muy pocas veces en el Limay, qué raro!, no? hoy es uno de mis ríos preferidos y en aquél entonces no me entusiasmaba pescarlo, buscando una razón se me ocurre pensar que tal vez fuera por sentirme incapaz para pescar semejante río?
                  Armé el viejísimo reel Dam que ya no tengo porque lo doné con nostalgia pero con mucho orgullo para el futuro museo de Pesca de Junín de los Andes. Tenía enrollado un buen backing muy grueso pero de 20 libras, y una línea WF #7 de hundimiento muy lento (decía Slow Sinking) de la que no recuerdo la marca, pero que no debía tener más de unos 25 mts porque en alguno de los mejores lances casi salía completa! El líder siempre casero terminaba en 0,30 mm. Até la pequeña mosca Morin de Navas anzuelo #6 y comencé a pescar unos cien metros aguas arriba del puente. Apenas estaba realizando los primeros lances cuando siento un tremendo pique y una fuerza que no había imaginado ni en los sueños más hermosos, me hizo caminar río abajo acompañando la fuerza incontenible de una trucha que, además de sentirla pude ver su gran tamaño, pero que jamás la tuve dominada, ni siquiera cerca. Pasaban los minutos de una lucha inolvidable donde la trucha se había hecho firme en el centro de la suave corriente unos pocos metros aguas arriba del puente, desde donde a ratos se movía hacia la otra orilla, en la zona por donde yo intuía que el policía había pescado. Así me sorprendió la noche y no supe que hacer, quería gritar y grité, comencé a llamar al policía del quién sabía estaba en esa pequeña casilla de la que veía una ventanita iluminada, también le silbaba muy fuerte, para lo que cuidadosamente pasaba la caña por un brazo y me llevaba ambos dedos anulares a los labios y producía una fuertes silbidos mientras pensaba que no puede dejar de oírme, si estaba apenas a unos cien metros, pero nadie salió, nadie vino a ayudarme, en realidad yo quería que alguien viniera a verme! Porque ¿qué ayuda podrían haberme dado? Seguramente ninguna.
                  No se cuanto tiempo pasó, tal vez una hora y media o más aún cuando todo se aflojó, y recién entonces comencé a volver de ese inmenso momento que retendré por siempre.
                  Sin dudar recogí todo y crucé el puente caminando para “encarar” al policía con enojo porque no me había escuchado! La verdad que me comportaba como un niño. El policía me aseguró que no había escuchado nada, y cuando le pregunté por “su” trucha me dijo “…a sí, aquí la tengo…” y trajo un pescado que no solo nunca había visto ni en fotos, sino que tampoco creía como ciertas las historias que ya me contaban en el pueblo, no se cuanto pesaría pero tal vez más de diez kilos!. Luego de explicarle cuanto me hubiera gustado inaugurar la casa comiendo trucha, me ofreció “un pedazo” que no dudé en aceptar, entonces el hombre con un filoso cuchillo le sacó un “filete” que debió pesar al menos unos tres kilos, y mi asombro fue mayúsculo al ver esa carne tan roja y tan firme con incrustaciones de hilos de grasa muy blancos!.
                  Así llegue a casa algo tarde pero triunfante y orgulloso. Durante los días subsiguientes le conté a todos los pescadores incrédulos locales que la Mosca pescaba muy bien.
                  Comenzó también para mí una época hermosa cuando le conté a los amigos de Buenos Aires y algunos más entusiasmados no tardaron en venir a visitarme, pero eso ya es de otras historias.
                  El hermoso puente fue el testigo lamentablemente mudo de aquella pesca que no fui capaz de terminar con éxito, pero que me sirvió de mucho, sobre todo de excelente escuela.
                  Allí llevé amigos que disfrutaron las mejores pescas de sus vidas. Crucé caminando ese puente para conocer a José “Pepe” García quién es uno de mis grandes amigos, también cicerone de otros extraordinarios amigos como el desaparecido “Mono” Villa, y otro de los mejores pescadores con quién yo haya compartido la Boca del Chimehuín, el apreciado Pedro M. Guisasola. También “Pepe” Delgado, bueno pero es otra historia.
                  Saludos cordiales
                  Chiche Aracena
                  Cuantos recuerdos y cuantos años....circa de 1973/74 pescaba en la margen izquierda del Rio Grande cuando un pescador que se encontraba en la otra margen, cruzo el viejo puente y extendiendo la mano me dijo : "Soy Chiche Aracena, veo que tenemos la misma pasión" dando origen origen a una amistad que perdura hasta hoy y que nos ha llevado por todos los derroteros de nuestra querida Patagonia...
                  Ese puente también fue testigo de mis primeras experiencias "en serio" de pesca con mosca, con una Fenwick 858 traída por mi amigo Pedro Miguel Guisasola. Coincidimos ese día en el pozon del puente, Chiche Aracena, Pedro Miguel, el Mono Villa (qepd) y yo, que venía a la cola de esos mounstros de la pesca. Yo iniciaba mis pininos de la mosca con esa Fenwick, una línea de flote ABU (que era lo unico que se conseguia en Rio Grande) y una muddler minow. Intentando lanzar lo que podía con la permanente supervisión y dedicación del Mono que me enseño a lanzar, colocaba mi mosca detras de la canaleta que se forma a la salida del puente. Mi Muddler parecía un tiburón con la aleta fuera del agua, la panza de la línea (ni hablar de corregir todavía) y la línea de flote. En esas condiciones una plateada como de 4 o 5 kgs recien entrada tomó mi mosca con un borbollon que aún recuerdo y me emociona después de tantos años...
                  Momentos inolvidables que no se derrumban como el viejo puente y que originaron amistades que lo aun perduran....
                  Pepe Garcia

                  Comentario

                  PyD Horizontal 2

                  Colapsar
                  Trabajando...
                  X