Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

PyD Horizontal 1

Colapsar

Recordando a un grande... Allan Fraser

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Recordando a un grande... Allan Fraser

    Hola amigos, este bello relato de Chiche Aracena está bajado del foro antiguo, como todos habrán comprobado a veces se hace difícil leerlo porque los acentos en las letras dificulta la lectura, yo me tomé el atrevimiento de corregirlo y tratar de que lo podamos compartir. Es un bonito recuerdo de Chiche para con un buen amigo, buen pescador y mejor atador escocés que pesco y murió en nuestra Argentina. Sepan disculpar si mi "traducción" no es del todo genuina, pero iba "adivinando" el relato.


    Para usar un término acorde con su origen, diría que era lo más parecido a un "Gentleman" que he conocido. Era bueno, cariñoso, muy curioso, sobre todo en lo referente a las truchas y su alimentación en el Chimehuín. Creo no exagerar cuando digo que, salvo los técnicos del CEAN, no hubo otra persona que haya sabido más que él de la alimentación de las truchas en ese lugar.
    Allan acompañaba a Don Benito Pérez cuando en sus comienzos estudiaba sobre ese tema, lo que luego volcó en su libro.
    En nuestra actividad sobresalía en el atado de moscas. Durante años usé solo secas atadas por él.
    No era un buen "caster" para la época, tal vez parecía (y usaba los elementos) un pescador inglés o escocés de hace 100 años, pero se las arreglaba.
    Lamentablemente desde joven tomaba bastante licor, eso arruinó su matrimonio y al quedar solo se deterioró su salud y su economía en poco tiempo, aunque en su forma vivía como más quería; libre y soñador, escapando de los problemas cotidianos con un buen trago, o tal vez un taza de té, pero escuchando música clásica o simplemente atando, muchas veces con público que no podía escapar a tan exquisita artesanía.
    A pocos días de un inicio de temporada, cuando ya su cuerpo mostraba claramente el daño que le producía el alcohol, y algunos amigos trataban infructuosamente de apartarlo de ese vicio, fui como siempre a visitarlo, charlar un rato y verlo atar, lo que para mi era un verdadero lujo!
    Pero además apreciaba esos momentos a su lado, porque me llenaba de tranquilidad, de sosiego tan poco frecuente en mi forma de ser de aquellos tiempos.
    En esa oportunidad me comentó que había escuchado que yo estaba pescando bien, y me dijo:
    Chiche, como me gustaría entrar a La Boca contigo! El se refería a llegar hasta el propio nacimiento del río, atravesando una corriente bastante fuerte y pescando con olas grandes y mucha corriente cuando hay viento, generalmente típico en Noviembre.
    Yo le dije que sí, que no tenía problema y que, si estaba dispuesto a no tomar ni una gota de licor desde ese momento, yo lo pasaba a buscar a las seis de la mañana. A lo que me respondió que sí, que seguro que sí.
    Efectivamente temprano en la mañana estaba listo y esperando con la caña en una mano y un enorme tazón de té en la otra.
    Llegamos a La Boca, armamos todo los elementos y encaramos la corriente. Su cuerpo alto y algo desgarbado iba protegido de las olas con el mío, paso tras paso fuimos acercándonos a la entrada del "Cajón". Con mi mano izquierda lo tomaba del abrigo, porque cuando pasamos la zona baja algunas olas me daban en el hombro, pero llegamos muy bien.
    Nos detuvimos a unos cinco metros del fin del "Run Corto" donde el agua tal vez no tenía más de cuarenta centímetros, y le dije: Allan, este es el mejor lugar del río, con solo lanzar unos quince metros a la última parte del Run, la corriente meter? al mosca en "El Cajón", en ese momento recoge rápido - y le pregunté? Te sientes seguro? - y respondió que sí, que se sentía en "La Gloria" y agregó - déjame solo y vete a pescar! -
    Desenganchó la línea y comenzó a balancear la enorme vara de bambú. Me alejé dos o tres metros corriente arriba, pero no estaba tranquilo, así que decidí no pescar y me di vuelta para verlo. En ese momento siento que grita y lo veo con la caña fuertemente doblada y sacudiéndose. En el primer lance le había tomado una buena trucha!.
    Me acerqué y me aseguré de sujetarlo, y así comenzaron a pasar largos minutos.
    El "Cajón" es un lugar de pesca tradicional en el que entra toda la corriente del "Run Corto", y a pesar de ser pequeño, tiene una profundidad que no se precisar, pero que seguramente es mucha, sobre todo en la primer parte. Allí se perdía la línea casi en forma vertical, mientras la caña no dejaba de oscilar delatando la enorme fuerza que hacía Allan, y no conseguía mover a la trucha, que seguro era muy grande. Creo que más pronto que tarde Allan me dijo que no daba más, y me pidió que por favor le corte la línea!, a lo que no accedí y le ofrecí ayudarlo. No se si hubiera aceptado, pero de cualquier manera se cortó el líder, seguramente debilitado por el roce con las rocas.
    Allan quedó muy feliz, y prueba de ello es que le contó esos momentos vividos a cuanto amigo se cruzó en esos días, pero...
    Pocos días después, yo ya en mi actividad laboral lejos de allí, me cuentan que una mañana pretendió entrar solo y algo bebido, y se lo llevó la corriente hasta casi la curva donde fue rescatado de los cabellos por un guardafaunas que, si no me equivoco era Pocho Espinoz. Y la enorme alegría por el bien que había creído hacer, se trastocó por un profundo arrepentimiento!.
    Los señores Tulio Cimerilli (quien ha escrito bellísimamente sobre la vida de Allan), Víctor Brion y José Estévez lo conocen muy bien, íntimamente diría, porque lo han llevado a vivir con ellos en distintos momentos del último tramo de su vida, época en la que yo estaba lejos, muy lejos.
    Allan!, te recuerdo mucho!, sabes?...

    Nada que agregar, es emocionante cuando se recuerda así a un buen amigo!
    Cordiales Saludos. Kiko
    Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río, y pescado el último pez, quizás sea tarde, pero te darás cuenta que el dinero... no se puede comer.

  • #2
    Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

    Te agradezco haber rescatado ese texto, y traerlo para nuestro recuerdo.
    Un abrazo
    Chiche Aracena
    CP. Q8302GWK, Neuquén
    Tel. 0299 - 4481017
    Cel. 0299 - 155 51 2324
    [email protected]

    Amigo Pescador Deportivo, si su interés es regresar el pez vivo a su medio, evite hacerle daño durante su liberación, no lo levante para una foto ni para quitarle el anzuelo hasta que no se haya recuperado, para lo cual recomendamos que lo tenga durante al menos 30 segundos bajo el agua, luego levantelo el menor tiempo posible sosteniéndolo a pocos centímetros del agua, luego ya bajo el agua téngalo otro rato antes de liberarlo.
    Luis H. Aracena

    Comentario


    • #3
      Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

      Bellisimas palabras chiche!! un excelente relato sobre tu amigo, y muy linda experiencia, que lastima que tenia la adiccion del alcohol.
      Tarde o temprano el cuerpo siempre paga lamentablemente :(

      Saludos!

      mAnTis.!

      PD: Kiko gracias por rescatar este texto, ya que nunca lo hubiera encontrado, y por tomarte el trabajo de reescribirlo!
      Editado por última vez por Mantis; https://www.pescaydevolucion.com/member/478-mantis en 15.02.2008, 17:53.

      Comentario


      • #4
        Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

        Hola Chiche, que buen relato y ya que estamos recordandolo paso algunos fragmentos de un casildense, coterraneo mio, Enrique Gherardi.

        "......Conocimos muchos de nosotros, en una region donde la libertad no abunda (la patagonia), que una vida autentica era posible y aprendimos a apreciarlo todo: el preparar una comida, los ojos de una mujer, una nube que se desmenuza, el devolver una trucha..., en la severa calidad de su tarea - herencia de su abuelo - estaba su amor propio, mucho mas que moscas para vender ato y nos enseño a atar moscas para PESCAR. Supimos valorar, "perder el tiempo" viendo como un chico se asombra al mostrarsele una ninfa debajo de una piedra- Cada elemento de la naturaleza era deslumbrante para Allan."
        "tambien nos enseño a reirnos de nosotros mismos y de los demas no como destinatarios de algo cruel, malvado sino a contemplarnos a todos como actores de una obra cuyo fin ultimo es la risa, es decir la comprension."
        "El hombre que tantas veces volvio de la muerte nos hizo saber que el miedo mata al que vive, al hacedor; que nada es tan grave, dramatico, que la diferencia entre un condenado y un hombre llibre es que este puede reirse cuando algo le sale mal, emancipandose para intentarlo de nuevo."
        "...culto, agreste, profundo, mordaz, agridulce, polifacetico, estoico, altivo pero no altanero, chispeante, melomano, pescomano, valiente amigo...
        "Lo amamos quiza tambien porque cada hombre tiene el secreto deseo de ser el mismo y Allan era el"
        "He vuelto a pescar al sur sin Allan y sin embargo lo he sentido reirse a carcajadas...., lo he visto en el color de sus amados bosques, en el fuego, en el derivar del agua. He sentido que rio abajo o al amanecer esperando o de regreso junto al camino el compañero pescador siempre esta, siempre estara."

        Chiche esto es lo que se yo de Allan Fraser:
        Nacio en Inverness, Escocia y a los 7 años comenzo a atar mosca y pescar junto a su abuelo, el que decia " una trucha es una trucha pero el salmon es un pescado".
        Durante la segunda guerra mundial fue capitan de infanteria en Birmania.
        DE regreso a Gran Bretaña se graduo en oxfor como ingeniero forestal. Tuvo tres hijos. Se caso por segunda vez con una hermosa azafata con Eva Koessler con la que vino al nuestro pais. Vivio en Bs. As, San Martin de los Andes y Junin de los Andes trabajando en empresas forestales. fue asesor de Parques Nacionales. Fallecio fisicamente en Junin de los Andes el 5 de marzo de 1991.

        " ...por las noches su mesa de atado estaba iluminada por una debil luz mortecina pero sobre ella sus mosca brillaban - como sus ojos - con la energia del alma y de las verdaderas " William Leitc

        Chiche como lo envidio a Ud. por haber conocido a este hermoso ser humano, le propongo que el dia 5 de marzo hagamos una especia de homeje a Allan Fraser.

        Un abrazo.

        Alejandro Arnolf- Mate viejo

        Comentario


        • #5
          Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

          Gracias por recordar a este escocés patagónico al que conocí, no tan profundamente como otros, pero disfruté de su charla y verlo atar o pescar. En enero estuve en la Boca del Chime; en el run corto até una Fuzzy Wuzzy que en el segundo tiro me dio una marrón que me mantuvo entretenido un rato. Ahí recordé a Allan, a Radziwill, al Bebe, Donovan y a otros amigos.
          Me estoy poniendo viejo, se me suele piantar un lagrimón.

          Comentario


          • #6
            Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

            Gracias mate viejo por tu relato, muy bello. No tuve la suerte de conocer a Allan Fraser, pero quien me enseño a pescar con mosca, don Benito Pérez, cuando hacíamos un alto en el río, me contaba sus vivencias de ese buen amigo escocés. Gracias Chiche, uno no puede vivir de recuerdos, pero personalmente hay cosas del pasado que me llenan el corazón! Mantis Y Juan Carlos, también gracias por sus post. Un afectuosdo saludo para todos.
            Cordiales Saludos. Kiko
            Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río, y pescado el último pez, quizás sea tarde, pero te darás cuenta que el dinero... no se puede comer.

            Comentario


            • #7
              Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

              Gracias por recordar a este escocés patagónico al que conocí,
              Sos un privilegiado! haber conocido a semejante personaje es muy lindo.
              pero personalmente hay cosas del pasado que me llenan el corazón!
              Lo comparto plenamente!
              SAludos.
              La belleza de la pesca no está en lo que se pesca, sino en la experiencia...

              Es todo “Bullshit”, nada de eso existe... (Henrik Mortensen)

              Comentario


              • #8
                Re: Recordando a un grande... Allan Fraser


                Gracias por el comentario Alejandro y a todos por sus aportes recordando a un pescador que nos ayudó a muchos a comprender ciertas cosas.
                Era técnico Forestal, peor vino a nuestro país como entrenador de un equipo de Rugby!, nada que ver con la Pesca con Mosca, no?.
                La señora Koessler es hija de quién fue un médico famoso de San Martín de los Andes, por ello fueron a vivir a esa zona. La avenida principal de acceso a esa ciudad lleva en nombre de este médico.
                Kilo, yo recuerdo encontrar muchas veces a Benito junto a Allan levantando piedras del fondo del río cerca del puente, y con una redecilla en la mano estudiando los insectos. Pensar que en esa época hubiera jurado que estaban locos!...ja…ja…
                Lo que es la ignorancia, no?
                Saludos cordiales,
                Chiche
                CP. Q8302GWK, Neuquén
                Tel. 0299 - 4481017
                Cel. 0299 - 155 51 2324
                [email protected]

                Amigo Pescador Deportivo, si su interés es regresar el pez vivo a su medio, evite hacerle daño durante su liberación, no lo levante para una foto ni para quitarle el anzuelo hasta que no se haya recuperado, para lo cual recomendamos que lo tenga durante al menos 30 segundos bajo el agua, luego levantelo el menor tiempo posible sosteniéndolo a pocos centímetros del agua, luego ya bajo el agua téngalo otro rato antes de liberarlo.
                Luis H. Aracena

                Comentario


                • #9
                  Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                  Hola Chiche, cuando decís... Lo que es la ignorancia, no? A mí... pescador que me creía avezado... este fin de semana pescando un río en Malargue con un instructor amigo, me rompió la cabeza! Pescando ninfas con distintas técnicas, descubrí otro mundo. Yo me la creía... y como vos decís... lo que es la ignorancia, no? Respecto a lo que contás de Benito, a veces viajaba sin su equipo, se instalaba en el Malleo durante 20 días, solo para estudiar insectos. Su pasión por la entomología lo puede más que la pesca en sí. Un abrazo.
                  Cordiales Saludos. Kiko
                  Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río, y pescado el último pez, quizás sea tarde, pero te darás cuenta que el dinero... no se puede comer.

                  Comentario


                  • #10
                    Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                    Grandes Historias De Grandes Mosqueros. Me Alegro Que Las Compartan Con Los Novatos.
                    Un Abrazo
                    Gonzalo

                    Comentario


                    • #11
                      Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                      ¿Sabes una cosa Gonzalo? estas cosas que hacen a la historia de la Pesca con Mosca de nuestro país quedarán para la posteridad gracias a ustedes, de otra ofrma se perderían.
                      Saludos cordiales
                      Chiche Aracena
                      CP. Q8302GWK, Neuquén
                      Tel. 0299 - 4481017
                      Cel. 0299 - 155 51 2324
                      [email protected]

                      Amigo Pescador Deportivo, si su interés es regresar el pez vivo a su medio, evite hacerle daño durante su liberación, no lo levante para una foto ni para quitarle el anzuelo hasta que no se haya recuperado, para lo cual recomendamos que lo tenga durante al menos 30 segundos bajo el agua, luego levantelo el menor tiempo posible sosteniéndolo a pocos centímetros del agua, luego ya bajo el agua téngalo otro rato antes de liberarlo.
                      Luis H. Aracena

                      Comentario


                      • #12
                        Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                        Nota transcripta del foro viejo, para quienes aprecian estas historias:


                        "SEDUCIDO POR LAS MOSCAS" Por Eduardo Carena.

                        Conoc? a Allan Frazer despues que algunos pocos arrojaran contra el, la piedra del desprecio.
                        Mucho hab?a le?do y escuchado de Allan antes de aquel d?a, pero bastaba exacerbar mi curiosidad, el recuerdo de un muestrario de sus moscas, que hab?a tenido la dicha de admirar a?os antes, en la hist?rica Hoster?a Chimehuin.
                        En una vivienda sencilla y mal cuidada, encontr? a este Ingeniero forestal que gracias a un contrato entre Parques Nacionales y la Corona Brit?nica, lleg? como asesor a nuestro sur.
                        Contundente con su voz de bar?tono, juntoa mi hijo me hizo trasponer el ingreso siempre entreabierto de su posada de anzuelos y plumas. Inmedatamente fuimos conmovidos por la buena m?sica que inundaba el ambiente. Entusiastas visitantes de un pescador, comenz?bamos por reconocer inesperadamente una riqu?sima discoteca, un clima musical cl?sico poco frecuente en Jun?n, y por encontrar a un devoto del canto oper?stico y del jazz, que impulsara la actuaci?n de los mundialmente famosos Solistas de Zagreb en Gral. Roca.
                        Sin duda su sensibilidad, estuvo siempre depurada por la m?sica, desde aquel juvenil encuentro con ella en el coro de la iglesia de su Invernes natal.
                        Ocurrente, con fino sentido del humor, hizo que nuestra conversaci?n se prolongara varios d?as y abriera todos los temas, en particular los vinculados a la problem?tica ambiental, como sost?n de la pesca.
                        Allan sab?a muy bien cu?l era el antecedente y cu?l el consecuente. Mucho coment? sobre forrajes, en especial, sobre la necesidad de repoblar puyenes. (?No habr? llegado el momento de pensar - afirmaba - que tienen para comer esas truchas que se resiembran, quiz?s en ambientes empobrecidos de su original abundancia de insectos, cangrejos, bagres, puyenes,etc.?)
                        Gran investigador de los r?os, conoc?a de cerca la evoluci?n de varias especies de tric?pteros, y la acci?n de las pancoras en el agua.
                        Buena parte de su convicciones proven?an de sus observaciones, de esa facultad que aparece cuando el r?o se nos vuleve incomprensible. De eso habl?bamos, de lo que descubrimos a causa de lo que no sabemos, y de lo que acabamos de saber cuando descubrimos el menor detalle.
                        Entonces yo, que a lo mejor cre?a saber algo, terminaba de darme cuenta en porque hac?a tanto tiempo que Allan hab?a optado por una mosca que fuera "una impresi?n ex?cta" en lugar de una "imitaci?n perfecta"

                        Tradici?n y creaci?n.
                        Fueron charlas inolvidables compartidas, en uno de aquellos d?as, con un conocido pescador mendocino. La ma?ana que mantuvimos ese encuentro, yo le hab?a pedido a Allan que atar una Mosback. Sab?a que esa mosca, creada por Don Bailey, hab?a sido modificada por Allan. El hab?a desarrollado un underbody de l?tex y lana verde que se trasluc?a a trav?s de un tejido de seis u ocho filamentos, lo que le otorgaba un sugestivo atractivo a este "bicho" con patas y tapa de pluma de condor.
                        Una obra cumbre, con alas de un ave de cumbres. El dec?a que "para atarlas es necesario mucha paciencia y una botella de Whisky".
                        En realidad seg?n comentarios de Allan, cuando estuvo en mi casa de C?rdoba, esa mosca y varias de sus adecuaciones de tric?pteras cl?sicas, se sit?an en el ?ltimo per?odo de su vida de atador activo. En esa ?poca el gener? sus creaciones, no solo en modelos sino tambi?n en la adaptacion de materiales.Antes de eso, lo sabemos se hizo famoso trabajando, con inigualable talento, sobre cat?logos. Esto no ser?a casual, sino consideramos el respeto que Allan sinti? por la tradici?n de la pesca con mosca.
                        Se inicia, seg?n sus relatos, desde muy joven en Escocia, pescando en un r?o que flu?a en el campo de su t?o a donde iba a ver las acrobacias de los salmones del Atl?ntico en su entrada anual.
                        Empez? a pescar con una ca?a de bamb? cuando esta era el instrumento normal de la pesca, sin snobismo, conoci? el modo de atar y los modelos, en una mundo donde se respetan las tradiciones y se las venera. Seguramente Allan aprendi? esas tradiciones en la etapa mas entusiasta de su vida de pescador j?ven, cuando su adici?n deportiva lo llev? a invertir todos los recursos y la licencia de combatiente de la Segunda Guerra, en pescar por Europa. La profundizaci?n de la influencia americana en el mundo de la pesca con mosca, acaecida a partir de aquellos a?os, lleg? despues que Allan aprendiera los fundamentos en Europa.

                        Pasi?n y admiraci?n.
                        Pero nos perder?amos en el camino, si intent?ramos entender la vida de Allan sin la pasi?n. La pasi?n lo hizo grande, lo hizo dejar una huella en el mundo y, tal vez, lo destruy?.
                        Asi es como debemos entender a este incansable lector, un estudioso hasta el detalle, dotado de una memoria extraordinaria. Recordaba el n?mero de las hojas de los libros donde se trataban los temas que le interesaban y alli uno encontraba anotaciones en los m?rgenes, subrayados y correlaciones.
                        Seguramente, en ese estudioso estuvo el cimiento del prol?fico articulista que fue.
                        Relat? viajes, coment? sobre l?neas y reels y fue un paradigma en materia de atado. Todo el mundo de la pesca con mosca, ley? alguna vez una receta de Allan sobre moscas y pesc? con ellas.
                        Algunos encontraro, hace a?os, poco conocidas neozelandesas (Rabbit, Fuzzy Wuzzym Tiger Ross, Mrs Simpson) y africanas(Walker?s Killer), otros, aut?ctonas moscas para dorados y muchos sorprendidos, hallaron en sus escritos, moscas revolucionarias como las tipo "Keel".
                        La quema de la biblioteca de Allan, al d?a siguiente de su muerte, nos ha dejado at?nitos, sin explicaciones, como no sea para simbolizar con sus llamas los destellos perdurables de su vida. Entre estos, su capacidad de comunicaci?n, su mensaje franco, expresivo, claro ante los dem?s y consigo mismo, sea en televisi?n como en su mesa de atado, donde trasmiti? los secretos de su t?cnica.
                        Cu?ntos atadores nos regocijamos con sus comentarios y demostraciones. Sea en Junin de los Andes, en Cutralc?, en Neuqu?n, en Rosario, en C?rdoba, etc. Aprendimos mucho mientras nos enamor?bamos, cada vez mas, de esta persona que no ocultaba sus debilidades.
                        Conocimientos y docencia. Pero tambi?n acci?n. Colaborador de las actividades de los organismos ocupados del cuidado y mejoramiento del ambiente, particip? en gestiones p?blicas hasta fuera de su provincia, referidas a cuestiones vinculadas con los recursos acu?ticos y con la explotaci?n de la madera.
                        Intervino en los trabajos de siembra de truchas con cajas Whitlock-Viber que realizara la Asociaci?n Achala en las sierras de C?rdoba. Si, all? tambien estuvo, cuando su gran cabellera destacaba su avanzada delgadez, alegrando el esfuerzo de un grupo de pescadores que hab?an comenzado a ir a los r?os en los meses en que no se lleva la ca?a de pescar.
                        Nadie olvidar?, la noche de poes?a y canto de la v?spera de aquella siembra. Una de tantas inolvidables.
                        No se nos pasa por alto su actividad como gu?a de pesca, aunque el no la recordaba con agrado. Sabemos que era mas un gu?a que un servidor. Pero lo que en realidad termin? con su trabajo de gu?a, fue el disgusto que le ocasionaba prestar servicio a los sacadores de peces. Sus pasiones eran otras.
                        De esas pasiones Occidente se ha ocupado d?ndoles un trato diverso, para algunos el alma de la vida, para la mayor?a, lo tumultuoso que hace de la vida una tragedia. Para estos la pasi?n es motivo de condena de los apasionados y que nadie pueda hacerse cargo ni de su muerte.
                        Asi una ma?ana, sin que nadie, salvo el servicio policial, supiera c?mo, apareci? sepultado en el cementerio de Junin de los Andes, el cuerpo de Allan Fraser. A los pocos d?as solo dos aventajados admiradores, un canillita y una modista, casi anonimamente, colocaron una cruz y sembraron flores en su tumba.
                        Ellos me comentaron porque cre?an interpretar de esa manera la voluntad de Allan, y como hab?an rastrado en la soledad cotidiana de ?l, la certeza de una vocaci?n igualmente natural y bella como trascendente.
                        Un a?o despues, lleg? de manos rosarinas una l?pida de m?rmol con la talla de una mosca y la palabra "Pescador". Cuantos hombres en la historia han deseado este homenaje sin atenuantes. Cuantos nos sentimos interpretados en ese gesto.
                        Es que Fraser no dej? de sumar amigos. en sus ?ltimos a?os de miseria, aument? el n?mero de quienes le ten?an cari?o y el reconocimiento a su trayectoria ha continuado en nuestro pa?s como en el extranjero.
                        No es el momento de nombrar a estos protagonistas, pero es tiempo de reconocer que le conoc? amigos del alma grande, que se quedaron con ganas de decirle "gracias viejo por tus autenticidades, por haber llegado al final de la vida sin estrangular tus ocurrencias, aunque no fueran las mias, si remontaste hasta el ORIGEN de los r?os, guarda un gran lugar para albergar a todos los que te quieren alcanzar".
                        Ellos, sus reconocidos amigos, no han olvidado la personalidad cautivante de qui?n fuera, durante un largo ciclo, el mas destacado de los atadores de moscas radicados en nuestro pa?s. Yo, que no conoc? mas que el final de esa llamrada, alcanc? a recibir ese testimonio de los mayores referentes argentinos de la pesca con mosca.

                        Reproducci?n de la nota firmada por Eduardo Carena publicada en el n?mero 4 de la revista L?nea 4 del Circulo de Pescadores con Mosca de C?rdoba. Diciembre de 1997.

                        Tuve la suerte y el placer de pescar con él en una oportunidad. Lo conocí cuando vivia en un galponcito al fondo de la casa de un señor mapuche, a cambio de lecciones de ingles al hijo. Una vieja heladera oficiaba de discoteca donde guardaba sus vinilos de óperas. De una viga en el techo colgaba un traje Principe de Gales, que se ponía una vez al mes para ir a cobrar la jubilación. Luego se mudó a una casita cerca del cementerio. " me queda mas cerca, bromeaba..."

                        Comentario


                        • #13
                          Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                          Dejate de joder! no le corregiste las ñ y los acentos!
                          La belleza de la pesca no está en lo que se pesca, sino en la experiencia...

                          Es todo “Bullshit”, nada de eso existe... (Henrik Mortensen)

                          Comentario


                          • #14
                            Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                            Originalmente publicado por Claudio Ver Mensaje
                            Dejate de joder! no le corregiste las ñ y los acentos!
                            Al menos agarré el teclado. No como don Canutelli, a pesar de que le tenemos mucha p(L)aciencia...como 475.-

                            Comentario


                            • #15
                              Re: Recordando a un grande... Allan Fraser

                              Leyendo tradiciones y leyendas en el libro "El Machi del Lanin", me encuentro que su autora, Bertha Koessler resulta ser la madre de Eva, la última esposa de Allan. Bertha tambien es autora de una obra titulada "Cuenta el Pueblo Mapuche" de tres tomos. Tengo entendido que hay una calle con su nombre, tanto en SMA como en Neuquen. Cuando alguien lea ese nombre por ahi, recuerde que se trata de la "suegra" de Allan.

                              Comentario

                              PyD Horizontal 2

                              Colapsar
                              Trabajando...
                              X